Ecobloques, botellas rescatando ciudades

Estos últimos años hemos descubierto un nuevo enemigo que atenta contra la salud de nuestros mares, bosques, plazas, entre otros, este enemigo silencioso es el plástico. No obstante, hay una manera de convertir el plástico en nuestro aliado, y es a través de los ecobloques, un proyecto que cualquier persona puede realizar en su casa o en su comunidad.

El problema del plástico ya tiene un lugar en la agenda mundial de instituciones ambientalistas. Millones de activistas y organizaciones buscan soluciones para poder detener el impacto que causa el residuo de plástico en el medio ambiente. Las cifras son preocupantes, por ejemplo, un reportaje de The Guardian indica se producen un millón de botellas de plástico cada minuto y que esto aumentaría un 20% en el 2021.

Entonces ¿que podría esperarse de las familias marabinas cuyo almuerzo y cena diaria siempre incluyen una botella de refresco? Una botella de refresco que seguramente se usa una vez y luego se desecha. El resultado termina en calles devastadas por la basura y por la falta de hábitos de reciclaje.

Actualmente se conoce que en Maracaibo se producen 300 mill toneladas de basura de las cuales 500 son procesada por Recimara, lo que deja todavía muchos residuos por tratar. Es por eso por lo que hacen falta proyectos y soluciones que las mismas personas pueden incluir en sus hábitos para aminorar los efectos que tienen el desperdicio de plástico en la vida de los humanos. Con los ecobloques, habría una manera de reducir los desperdicios que terminan en las calles.

Los ecobloques no son más que botellas de refrescos o jugos de 2lts llenos de envoltorios y bolsas plásticas hasta que estén compactadas que sirven para la creación de infraestructuras. Fuente: Steemit

Hablar de reciclaje y medio ambiente en Venezuela es un tema complicado, hasta poco rentable, ya que el resto de la población ya esta bastante preocupada en si va a conseguir luz y agua en su casa para cuando regrese de trabajar. No obstante, esto no es una excusa para descuidar el ecosistema ecológico que es lo que nos mantiene vivos.

Incluso en vez de ver el reciclaje como algo a parte de la crisis que sufre el país, podríamos usarlo como nuestro aliado para la reconstrucción y el alivio de lo estamos pasando.

La idea de reconstruir ciudades con botellas de plástico es bastante nueva, pero promete buenos resultados y ya se esta poniendo manos a la obra. Un buen caso es el proyecto de la facultad de Arquitectura e Ingeniería del Instituto Rensselaer en Estados Unidos.  Este proyecto tiene por objetivo crear refugios para las personas que quedan desamparadas luego de un huracán, todo esto utilizando botellas de plástico.

Estos es un ejemplo de los tipos de estructuras que se pueden realizar con ecobloques

Por otro lado, en Chile se han realizado varias construcciones sustentables con estos ecobloques. Tal es el caso de la ONG La Fabulosa Minga Sustentable que ha construido un tanque recolector de aguas lluvias con 1500 ecoladrillos, una ecoplaza para un jardín infantil y una sala de 45 metros cuadrados para un hogar de ancianos, así lo reseña el portal Nueva Mujer.

Siendo así, ya vimos como las botellas pueden ser de gran utilidad en varios países, pero para entender como beneficiarían a Maracaibo es necesario entender la problemática en esta región y conocer las acciones en materia de reciclaje y medio ambiente.

Maracaibo marginada y entre la basura

Maracaibo es la capital del estado Zulia, Venezuela. Un territorio muy importante para el resto del país debido a su reserva petrolera. La identifica una gastronomía basada en las frituras en base a plátano, panela y queso, mejor conocidas como las mandocas. Otro factor que nos identifica (y no es para estar muy orgullosos) es la contaminación. No solo en el lago, sino en las calles repletas de basura.

No es solo la acumulación de residuos en las calles, también la quema de estas que provoca un sinfín de enfermedades respiratorias.  Por lo menos en una entrevista del diario Panorama al pediatra Edgar García indico que la quema de basura equivale a quemar 200 cajas de cigarrillos.

Según la OMS, más de una cuarta parte de las defunciones de niños menores de cinco años son consecuencia de la contaminación ambiental 1,7 millones de muertes son atribuidas al aire impuro.

A pesar de que se han visto una reducción de los plásticos en la calle, en Maracaibo todavía quedan varias zonas comerciales donde se acumula la presencia de este humo contaminado. Por lo tanto, las enfermedades respiratorias todavía son bastante comunes en los hospitales de la ciudad.

Afortunadamente, existen personas que están dispuestas a hacer conciencia sobre este problema en la ciudad, esto se puede ver reflejado en fundaciones como La Papelera Tienen Hambre y El Zulia Recicla, la segunda es una de las que difunde la idea de los ecobloques en la ciudad.

View this post on Instagram

Seguimos elevando la voz para sanear nuestro #LagodeMaracaibo .. cada acción individual por pequeña que sea tiene un impacto enorme. No te quedes callado, no temas tomar acciones por ti mismo! Algunas notas de nuestros seguidores ♡ • cierro el agua al cepillarme • reuso la bandeja de anime • uso la borra del café para las plantas • separo el plástico y lo llevo a @amigosdelninoconcancer • suelo ir a las jornadas de @lapapelerath y @elzulia_recicla • no uso bolsas plásticas • guardo los papelitos en mi cartera • uso las conchas de cambur para el abono • yo tengo una bolsita en mi carro para la basura • mi carro es mi bolsita • apago la luz cuando no estoy en la habitación • cierro el agua mientras me enjabono • desconecto mis equipos cuando no los utilizo • uso bolsa de tela reutilizable • Fotografía Ernesto Pérez @RevistaNow #CadaAcciónCuenta #MisResiduosNOvanalLago

A post shared by El Zulia Recicla (@elzulia_recicla) on

Por otro lado, para enfrentar el problema de la basura, recientemente fundó una empresa mixta llamada Recimara cuyo nombre es la abreviatura de Recicladora de Desechos de Maracaibo. Este proyecto fue creado bajo el seno de dos empresas privadas y la alcaldía de Maracaibo.  La principal crítica de lo marabinos es que ese complejo solo abarca un sector de la ciudad y que los demás sectores quedan rezagados y sin mejoras.

Aun así, El Zulia Recicla trabaja de la mano con todas las organizaciones ambientales, comunidades e instituciones educativas en todos los niveles, indica Grisel Mercadante, directora del Zulia Recicla.

“Desde la fundación El Zulia Recicla seguimos apostando a la consolidación de los Centros de Acopio Urbano que ayudan a conformar una red de recolección de residuos sólidos domiciliarios” Explica Mercante

Además, uno de los programas que más destaca de dicha fundación es la elaboración de ecobloques que busca sensibilizar a las familias sobre el tema de recolección de residuos.

“Hemos comprobado que las personas toman interés en la separación de residuos a partir de esta práctica” señala Grisel Mercadante.

Hasta ahora se han realizado bancas móviles y fijas que demuestran la resistencia y utilidad de estos ecobloques. Sin embargo, todavía siguen trabajando en la construcción de un mural para ASODEPA, un refugio para animales callejeros.

La necesidad del reciclaje ante una Venezuela desechada

Como se dijo anteriormente, hablar de reciclaje en Venezuela, es un tema poco rentable. Hay una agenda política y económica que tratar de manera urgente. Y se trata de una crisis humanitaria que ha originado, enfermedades, separación de familias, fuga de cerebros, escases de alimentos y hasta muerte por falta de medicamentos.

El escenario político e internacional también es delicado, ya que hay una seria disputa de poder entre Juan Guiadó, el presidente encargado y Nicolas Maduro, quien no quiere entregar el poder a los líderes opositores.

A todo esto, lo acompaña el apagón más grande la historia a principios de marzo que duró más de 100 horas. Por eso tiene mucho sentido que la población esté demasiado agobiada ante tantas cosas para pensar en el reciclaje o el medio ambiente.

No obstante, ¿Esto es razón para despreocuparnos totalmente del ambiente? La realidad es que no. Incluso, los errores y la falta de conciencia en el pasado puede ser una de las muchas causas de la crisis actual. Lo que si es cierto es que en estos momentos el reciclaje nos podría ayudar a conservar mejor esos recursos que ahora están escasos como el agua y la electricidad.

Por ejemplo, Grissel Mercadante, indica que es imposible no asociar la crisis eléctrica con factores socioambientales. “Es una parte de la consecuencia; porque el servicio se ha venido desmejorando a lo largo del tiempo a causa de ausencia de mantenimiento correctivo y preventivo”

“Por esto y otras razones estamos obligados hacer uso eficiente de los servicios como el agua, la electricidad, el gas, recursos que no son renovables y que cada vez están más escasos” agrega la experta.

Venezuela es un país que esta sufriendo mucho, pero esto, a larga, será una oportunidad para que las próximas generaciones aprendan sobre valores y conservación. Cualquier acción que ayude a la mejor inmediata de este entorno será vista con buenos ojos. Después de todo, de esto se trata cuidar el medioambiente, de participar en el bienestar de todas las personas.  

La elaboración de ecobloques es una de muchas maneras de construir los pilares que necesita el país, una acción que comienza desde la casa, pero lo agradecerá toda Venezuela.